Google+ Seguidores

martes, 16 de agosto de 2016

Fantaciencia en estado puro: Tex Hardigan: Crónicas de Mundo Guerra

Si eres de los que están al día de los últimos estrenos cinematográficos, te habrás dado cuenta de que últimamente los guiones han perdido peso específico en favor de una sucesión de efectos especiales, mayormente generados por ordenador, que convierten las películas en una mera sucesión de videoclips, en ocasiones realmente espectaculares, pero que suelen dejar al espectador con la sensación de no haber visto una buena historia. La narración no tiene demasiada cabida en la nueva era del CGI, por desgracia. Tal vez sea un buen momento para regresar a los orígenes de la ciencia ficción, la fantaciencia y la space opera, que tuvieron lugar en las revistas pulp de principios del siglo XX. En sus páginas de papel basto se edificaron los cimientos de lo que más tarde devendría el cine de acción y fantástico que ha llegado hasta nuestros días, alimentado por las grandes superproducciones de Steven Spielberg y George Lucas en los años 80, claramente influenciadas por las que habían sido sus lecturas predilectas de adolescencia.
¿Qué ha quedado hoy en día de todo aquello? Por una parte, las reimpresiones de clásicos de la literatura popular que vienen realizando con esmero editoriales y asociaciones de fans como Barsoom, Biblioteca del laberinto, A.C.H.A.B., Alberto López Aroca o Dlorean. Por otra, los pulps de nuevo cuño, creados por autores actuales según patrones más actuales, pero que tratan de conservar (algunos pensarán que con mayor o menor acierto) el espíritu de sus antecesores. En esta línea va el sello Arachne, de reciente creación.

Entre estos últimos está mi obra Crónicas de Mundo Guerra, en la que he puesto todo mi empeño para poder ofrecer una historia digna de los paladares más ávidos de sense of wonder. No diría que se trata de una obra nostálgica o metarreferencial, pero sí que incluye algunos guiños y easter eggs para todo aquel que los sepa encontrar. Tex Hardigan puede parecer uno de esos héroes más grandes que la vida a simple vista, y en ocasiones casi llega a serlo, pero en realidad no es más que un hombre que lucha por adaptarse a un mundo hostil, con sus luces y sus sombras, sus glorias y miserias, sus defectos e inseguridades. Tal vez por eso haya un poco de cada uno de nosotros en Tex Hardigan. ¿Qué más puedo decir sin entrar en el espinoso terreno de los spoilers? Tan solo animaros a conseguir un ejemplar en glorioso papel, a través de la tienda virtual de Amazon. De ese modo, incluso los lectores del otro lado del Atlántico, frecuentemente olvidados, podrán formar parte de la aventura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario